Calidad del Agua en Albercas: Normativa y Parámetros Esenciales

La calidad del agua en albercas es un tema de gran importancia, ya que impacta directamente en la salud y seguridad de los usuarios. En México, la Norma Oficial Mexicana NOM-245-SSA1-2010 establece los requisitos sanitarios y de calidad del agua que deben cumplir las albercas. Esta normativa es esencial para asegurar un ambiente limpio y saludable en instalaciones recreativas acuáticas, tales como albercas, balnearios, clubes deportivos, hoteles y parques acuáticos.

Acercamiento a agua cristalina de una alberca, los rayos del sol son visibles

Parámetros Fisicoquímicos y Microbiológicos

La NOM-245-SSA1-2010 define límites permisibles para diversos parámetros fisicoquímicos y microbiológicos, incluyendo:

1. Cloro Residual Libre

El cloro es el desinfectante más comúnmente utilizado en albercas. Se debe mantener una concentración de cloro especifica para asegurar una adecuada desinfección sin causar irritación en los usuarios. El cloro libre es eficaz contra una amplia gama de microorganismos, mientras que el cloro combinado (cloraminas) es menos eficaz y puede causar irritación en los ojos y mucosas.

2. pH

El pH del agua debe mantenerse entre 7.2 y 8.0. Un pH balanceado es crucial para evitar la irritación de la piel y los ojos, y para maximizar la eficacia del cloro. Un pH fuera de este rango puede reducir la efectividad del cloro y aumentar la corrosión de las superficies de la alberca.

3. Turbidez

La turbidez del agua no debe exceder 5 unidades de turbidez nefelométrica (NTU). La turbidez alta puede indicar la presencia de partículas en suspensión y microorganismos patógenos, afectando la claridad del agua y la seguridad de los nadadores

4. Coliformes Fecales

La concentración de coliformes fecales debe ser menor a 40 NMP/100 mL. Estos microorganismos son indicadores de contaminación fecal y su presencia puede causar enfermedades gastrointestinales y de la piel.

5. Amebas de Vida Libre

Las albercas deben estar libres de amebas de vida libre, como Naegleria spp y Acanthamoeba spp, ya que estos patógenos pueden causar infecciones graves del sistema nervioso central.

Medidas de Desinfección

Cloración

La cloración es el método de desinfección más efectivo y comúnmente utilizado en albercas. Es importante monitorear tanto el cloro libre como el cloro combinado. Las cloraminas, que se forman cuando el cloro reacciona con compuestos nitrogenados, pueden reducir la eficacia desinfectante y causar irritación. Para mantener niveles adecuados de cloro, se puede utilizar el método de choque de cloro, que consiste en añadir una cantidad elevada de cloro para oxidar y eliminar las cloraminas.

Ácido Cianúrico

Para albercas al aire libre, el ácido cianúrico se utiliza para proteger el cloro de la degradación por la luz solar. Este compuesto forma una combinación con el cloro que lo protege de la radiación UV y lo libera gradualmente conforme se necesita. Sin embargo, su concentración debe ser controlada estrictamente para evitar efectos adversos, como la necesidad de utilizar mayores cantidades de cloro.

Control Sanitario y Muestreo

La vigilancia sanitaria es fundamental para asegurar el cumplimiento de la norma. Esto incluye:

Revisión de Bitácora

La autoridad sanitaria puede revisar en cualquier momento los registros de mantenimiento y tratamiento del agua. Estos registros deben incluir la medición regular de parámetros como cloro residual, pH y turbidez.

Muestreo Regular

El muestreo del agua debe realizarse en puntos estratégicos de la alberca, alejados de las entradas y salidas de agua. Las muestras deben ser analizadas por laboratorios autorizados, como Lloyd Mexicano, para asegurar que se cumplen los límites permisibles establecidos en la norma. Para el análisis de coliformes fecales, las muestras deben ser recolectadas a una profundidad de 30 a 45 cm bajo la superficie del agua y transportadas al laboratorio en condiciones controladas .

Importancia de la Normativa

Cumplir con la NOM-245-SSA1-2010 es esencial no solo para evitar sanciones, sino también para garantizar un entorno seguro y saludable para los usuarios. La correcta gestión de la calidad del agua en albercas previene brotes de enfermedades y asegura una experiencia recreativa agradable y segura.

Además de los parámetros mencionados, es crucial mantener un equilibrio adecuado de otros componentes químicos en el agua, como los carbonatos y el calcio, que pueden afectar la corrosión y la formación de incrustaciones. Estos elementos se miden a través del índice de Langelier, que ayuda a determinar la tendencia del agua a corroer o formar depósitos.

Analiza con nosotros el agua de tus albercas.

Contáctanos para hacer una cotización sobre análisis de agua en albercas y evita problemas con tus usuarios y entidades gubernamentales.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *